Psicología para mi???


Las personas suelen desear lograr un mayor desarrollo personal cuando padecen malestar psicológico, dolor emocional, insatisfacción, etc, que les lleva a buscar soluciones e intentar superarse a sí mismas. Algunas personas, pueden lograr el

crecimiento personal por sí mismas, sin ayuda externa. Pero, ¿qué pasa con las que atraviesan un momento difícil?, ¿podemos apoyarnos en un psicólogo para lograr el crecimiento personal que deseamos?

Si tenemos en cuenta que la psicología es la ciencia que estudia la conducta y procesos mentales de las personas: emociones, percepción, atención, personalidad, relaciones sociales,etc... resulta más fácil entender que la psicología abarca la totalidad de lo que somos o hacemos. Y en cuanto a lo que esto puede aportar a nuestro desarrollo personal, aquí tienes algunos de los aspectos que puedes trabajar junto a tu psicólogo coach:

Relaciones personales. Como seres sociales que somos necesitamos mantener relaciones personales y que éstas sean lo más sanas y satisfactorias posible.

Habilidades sociales. Muy relacionado con el punto anterior, alguien con unas deficientes habilidades sociales, muy difícilmente logrará alcanzar el desarrollo personal deseado, puesto que interferirá en su vida social y laboral.

Motivación. La falta o los problemas de motivación nos hará estancarnos y entorpecerá nuestro avance.

Metas. El psicólogo ayudará a aquellos con dificultades a la hora de definirlas o ir a por ellas, pues el éxito dependerá en gran medida de el qué, el cómo y el cuándo.

Atención. Debemos controlar y dirigir nuestra atención, tanto para llevar a cabo nuestros objetivos como para centrarnos en lo que realmente puede aportar aportar algo positivo a nuestra vida.

Emociones. Saber regular nuestras emociones y gestionarlas de modo adecuado cuando aparecen es básico para la ejecución y el disfrute de aquello cuanto nos propongamos hacer.

Presencia de trastornos. Los trastornos o desequilibrios mentales, de no ser controlados y tratados pueden llevarnos a fracasar en nuestro intento de vivir una vida plena y feliz.

Afrontamiento. La vida no siempre es un camino de rosas y el modo en que afrontemos los escollos que van surgiendo puede determinar cómo va a transcurrir el resto del trayecto.

Estrés. En la sociedad actual el estrés está siempre al acecho, pudiendo interferir en todo cuanto hagas.